Mi viaje en bicicleta por Europa, 7 días en Berlín

viajaes organizados en bicicleta alemania

Llevaba semanas planeando un viaje en bicicleta a un país tan carismático como Alemania. Me habían hablado de la espectacularidad de sus paisajes, sus gentes y su gran capital, así que después de deliberar durante un tiempo, me decidí por una ruta de 8 días por los lagos de Berlín, al noroeste de la región de Brandenburg. Con el río Havel como paisaje con un impresionante Berlín de fondo, la región cuenta con 3500 espectaculares lagos.

En mi labor de documentación, descubrí que a lo largo de la ruta tendría la posibilidad de visitar palacios de la antigua Prusia, lo que aumentó mi deseo de comenzar mi viaje cuanto antes.

Era la primera vez que viajaba a Berlín, así que decidí informarme más a fondo acerca de la ciudad y alrededores y gracias a los viajes organizados en bicicleta por Alemania que me ayudaron a trazar una ruta adecuada a mis necesidades, conseguí viajar con seguridad y sabiendo dónde estaría en cada momento.

7 días en bicicleta por Berlín: todo un placer digno de repetir

Llegada a Berlín

Alquilé la bicicleta en el propio hotel y aproveché para hacer una ruta por la emblemática ciudad. Encontré una gran urbe en la que su historia estaba tatuada en sus calles. Una ciudad repleta de vida y preparada para paseos y rutas en bicicleta.

Ruta entre Berlín Postdam

En mi segundo día, me esperaban más de 30 km de ruta hasta Postdam, una ciudad popular por sus grandes extensiones de parques y 150 palacios declarados como patrimonio cultural de la humanidad desde 1990. Bajé de la bicicleta y admiré el palacio de Sans- Souciresidencia del famoso filósofo francés Voltaire y construido entre 1745 y 1747.

Ruta entre Postdam Brandenburg an der Havel

En mi tercer día disfruté de una ruta repleta de árboles frutales que me adentró en la ciudad de Werder der Havel, situada en una isla en el centro del río Havel y popular por su Blossom Festival.

Ruta entre Brandenburg an der Havel y Gross Behnitz

En mi cuarto día, encontré una ruta allanada por carriles asfaltados para bicicleta y a su paso, un pequeño y acogedor pueblecito llamado Ribbeck, rodeado por el lago Betzsee y popular por su famoso peral y un castillo de origen neobarroco.

Ruta desde Gross Behnitz  hasta Oranienburg

Mi quinto día fue toda una lección de historia. A mi llegada a destino visité el museo del campo de concentración de Sachsenhausen construido en 1936 por el movimiento nacional socialista alemán.

Ruta desde Oranienburg hasta Berlín

Mi sexto día y a dos días de finalizar la aventura, a mi paso para sumarme a la carretera por el carril de bicicleta pude visitar las viviendas de la República Democrática Alemana en Wandlitz . 

La ciudad de Berlín

Mi séptimo día fue el más relajante de todos. Me permití visitar los edificios más emblemáticos de la ciudad y zonas de tránsito y hacer algo de shooping. Al llegar la noche, preparé mi equipaje de vuelta a la rutina, con un excelente sabor de boca y con la intención de repetir en meses venideros.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *