¿Qué ventajas nos ofrece la ley de la segunda oportunidad?

ley-segunda-oportunidad

Una de las principales inquietudes de cualquier persona que haya iniciado un nuevo negocio, o esté pensando en hacerlo, es la posibilidad de que las expectativas que se hayan generado con la nueva iniciativa empresarial no se cumplan.

En estos casos, desde hace tiempo se venía solicitando desde distintos ámbitos de la sociedad una ley de segunda oportunidad que permitiera a los emprendedores poder comenzar nuevos negocios sin la obligación de arrastrar deudas anteriores, lo que podría suponer un importante impedimento para que estas personas siguieran apostando por el emprendimiento.

Esta petición prácticamente unánime logró sus resultados en el año 2015, año en el que se aprobó en España la Ley 25/2015, de 28 de julio, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de la carga financiera y otras medidas de orden social.

Una de las principales novedades de esta ley de la segunda oportunidad es su ámbito de aplicación, ya que no solo se pueden beneficiar de ella las empresas, sino que también pueden ser beneficiarios los autónomos y cualquier persona particular. En definitiva, a cualquier consumidor en general.

De forma general, quien se acoja a esta ley por tener una deuda, siempre que haya actuado en todo momento de buena fe, y su situación de insolvencia haya sido provocada por motivos externos, puede llegar a acuerdos extrajudiciales para reorganizar su patrimonio, existiendo la posibilidad de beneficiarse de esperas y quitas bastante importantes.

Requisitos para beneficiarse de la ley de segunda oportunidad

– En el caso de concurso de acreedores, no haber sido declarado culpable.

No haber sido condenado en los últimos 10 años (sentencia firme) por delitos contra la Agencia Tributaria, la Seguridad Social y el derecho y libertad de los empleados.

– Se ha debido intentar conseguir un acuerdo extrajudicial con los acreedores.

– Es imprescindible no haber rechazado en los últimos 4 años ofertas de trabajo que sean coherentes con la capacidad de la persona.

– Por último, se debe aceptar inscribir el beneficio, si existiera, en un registro Público Concursal.

Ventajas de la ley de segunda oportunidad

Quitas

Las personas que se benefician de esta ley pueden beneficiarse de quitas superiores al 25 %.

Intereses

También es muy importante el hecho de que los intereses del total de la deuda se paralicen. Este punto no se aplicaría a aquellas deudas que disponen de garantías hipotecarias.

Plazos

Una vez una persona se acoja a esta ley es más fácil que se puedan prolongar los plazos de devolución, pudiendo conseguir esperas de hasta 10 años.

Ejecuciones y embargos

Durante estos plazos, no se pueden poner en marcha ejecuciones y embargos sobre el patrimonio de la persona con deudas.

Ingresos

Además, la persona puede disponer de los ingresos de la unidad familiar y derecho de alimentos. Con esto se da cumplimiento a los principios de necesidades básicas e inembargabilidad.

Estas son algunas de las principales ventajas de la ley de segunda oportunidad, ventajas que la convierten en una normativa fundamental para mantener la iniciativa emprendedora de muchas personas, con las ventajas que esto genera en el conjunto de la sociedad.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *