Características de la calefacción para despachos

calefacción despachos

Los despachos profesionales o de trabajo tienen unas condiciones de uso muy diferentes de otros espacios tales como viviendas o comercios. Elegir el sistema de calefacción adecuado no solo es importante para el ahorro sino que redundará mucho en el bienestar de quienes pasan allí muchas horas. Un cálido ambiente de trabajo siempre repercutirá positivamente en los resultados de la oficina.

La sensación de confort

Aunque siempre es importante, en un despacho tenemos menos posibilidades de suplir las deficiencias de la calefacción con remedios caseros. Muchas veces se exige un tipo de vestuario que no se puede completar con una prenda de lana como podemos hacer en nuestras casas. Igualmente, la mayoría del tiempo estaremos sentados en una mesa a diferencia de lo que pueda suceder en otros puestos de trabajo. Eso hace que necesitemos tener la calefacción bien regulada para conseguir la concentración necesaria para trabajar. Puedes ir a www.depositosdegasoil.com para encontrar diferentes opciones que te interesarán. Te damos algunos consejos sobre las principales cuestiones a tener en cuenta:

Poca inercia térmica

Llamamos inercia térmica al tiempo que necesita la calefacción para responder a nuestras necesidades. La calefacción tiene que adecuarse al horario de trabajo con facilidad. Deben alcanzarse las temperaturas de confort rápidamente y poder mantenerlas cuando cambien las circunstancias: soleamiento variable, más o menos personas trabajando en cada momento, ventilación de máquinas y ordenadores, etc.

El calor donde hace falta

No solo debemos poder economizar de manera que las salas que no se estén usando puedan tener una temperatura diferente de las restantes, también necesitamos que el calor esté a nuestro alrededor y principalmente bajo las mesas. Realmente es en los pies donde se necesita más calor y en la cabeza donde se necesita menos, por lo que una instalación que se ofrezca mejor a esa distribución de temperaturas ambientales optimizará el consumo y será más confortable.

Calor cálido

La sensación térmica cuando el calor proviene de radiadores a cuando lo hace desde rejillas es radicalmente diferente. No solo es que el calor de los radiadores se mantiene mejor y es más constante, es que resulta más agradable. Las rejillas que crean corrientes de aire resultan muchas veces molestas además de que es difícil encontrar el equilibrio entre el sofoco y el fresco.

En cuanto a la instalación

Además del coste de la instalación, hay que tener siempre en cuenta el coste del mantenimiento. En un despacho profesional necesitas una instalación duradera que garantice que pueda proporcionar las calorías que necesitas. Mira también la facilidad del suministro: los combustibles más eficientes requieren menos suministros y depósitos menores. El espacio de estos elementos tiene que estar previsto, por lo que contar con el asesoramiento de profesionales te ayudará a escoger la mejor alternativa. Por último, valora el componente ecológico de la instalación. Va a funcionar muchas horas de manera regular y es importante.

En definitiva, elegir bien el tipo de calefacción es fundamental para el buen funcionamiento de los despachos de trabajo. Además de las cuestiones económicas hay que considerar otras muchas pero las más importantes son las que se adecúen mejor a la actividad que desarrollemos en ellos.

You may also like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *