Ideas para adiestrar a tu perro para que coja cosas

Todos los perros, al igual que los niños respecto de sus padres, necesitan cuidados, cariño y, sobre todo, una buena educación. Todo aquel que tenga la suerte de tener a una mascota debe saber la importancia de adiestrar a un perro, ya que, aparte de enseñarle, estamos ayudándole a ejercitarse tanto física como mentalmente, además de reforzar el vínculo existente entre dueño y mascota.

Adiestrar a nuestra mascota

Existen varias técnicas de adiestramiento canino, pero una de las mejores y que no ocasiona ningún tipo de daño a nuestro querido perro es el adiestramiento positivo. Este tipo de adiestramiento consiste en la utilización de refuerzos positivos, más conocidos como recompensas, cuando nuestro perro alcance el objetivo propuesto.

Un factor muy importante es la constancia a la hora de practicar los ejercicios con nuestro perro, dado que muchos dueños tiran la toalla al no ver los resultados esperados de inmediato; y, si algo es primordial para poder alcanzar nuestro objetivo, es la paciencia.

Es bueno saber que las técnicas de adiestramiento no deben sobrepasar diez minutos diarios, ya que podríamos generar estrés a nuestra mascota. Cuando tu perro aprenda una orden, deberás repetirla al menos una vez por semana, con el fin de que el aprendizaje quede asentado. El lugar donde vayamos a realizar el adiestramiento también resulta un factor importante en el proceso. Prevalecen siempre los lugares tranquilos, para que ningún tipo de factor externo o interferencia pueda apartarnos de nuestro objetivo principal.

Enseñar a tu perro a coger cosas

Una buena forma de interactuar con tu mascota y distraerla, en el caso de que no podamos salir a pasear con ella, es enseñarle a coger cosas, un ejercicio que logrará su estimulación mental.

Lo primero que debemos hacer es conseguir que nuestro perro se centre en el objeto que deseamos que alcance. Una vez que centre su atención en el objeto, debemos recompensarle por ello. Repetidas veces, hasta lograr afianzar la técnica.

En una segunda fase, dejaremos que nuestro perro toque la comida con la boca. Ya se establece contacto con el objeto y, por consiguiente, se le vuelve a premiar por ello. En la tercera fase de nuestro aprendizaje, vamos a poner algo de comida en nuestra mano y el objetivo será que nuestro perro se centre en ella, pero llevando a cabo un autocontrol, de manera que no la coja o la sujete hasta que nosotros no le demos la debida orden. Otra forma de realizar este último ejercicio pasa por sustituir la comida por un juguete. Y una de las últimas fases y, a la vez, una de las más complicadas, todo un reto para tu mascota, sería la de enseñarle a sujetar algo mientras hace otra cosa; como girar sobre sí mismo, tumbarse y sentarse a tu lado con el objeto en la boca, pero sin llegar a morderlo, sino tan solo sujetándolo. También debemos enseñarle a soltar el objeto cuando nosotros se lo indiquemos. Puedes utilizar la orden “suelta”, por ejemplo.

Con un poco de paciencia y repetidas sesiones de entrenamiento, lograrás conseguir, en poco tiempo, el objetivo deseado con tu mascota.

You may also like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *