Vergüenza!!!!!!!!

Benítez tenía un sueño. Entrenar al Real Madrid en un Bernabéu lleno, frente al Barcelona, sentado en el banquillo de su vida en el partido más grande del mundo. Con todo el dolor de su corazón se traicionó a sí mismo y sacó el once que gusta en el palco y en la grada, el que no hubiera dibujado jamás en su libreta. Y su mundo onírico se incendió, se derrumbó y se tornó en pesadilla. Los jugadores eran prácticamente los mismos que maravillaron en el Clásico del año pasado a las órdenes de Ancelotti, una muestra más de que en el Madrid funciona el laissez-faire. El partido deja dos posibles explicaciones: O Benítez no sabe entrenar al Real Madrid o los jugadores no quieren que Benítez les entrene.

En el Madrid queda una crisis brutal y mucho rencor de la grada hacia los jugadores, el entrenador y el presidente. Esto no se arregla con una caja de bombones y una goleada ante un equipo menor que pise el Bernabéu próximamente. Esta es una herida de las profundas, de las que envenenan relaciones y salen a relucir cada vez que haya cinco minutos sin arrumacos. El futuro de Benítez y de unos cuantos más puede estar sentenciado.

MIEDO

Última hora de los atentados en Paris

23

Siguen las investigaciones de los atentados en París del pasado viernes. Este jueves, la Fiscalía francesa ha confirmado la muerte de Abdelhamid Abaaoud, el cerebro de los ataques en el asalto policial de Saint-Denis y el primer ministro francés, Manuel Valls, ha advertido del “riesgo de armas químicas y bacteriológicas” en futuros ataques terroristas. En Bruselas, las fuerzas de seguridad belgas efectuaron seis redadas en relación con Bilal Hadfi, uno de los terroristas que se hizo explotar el pasado viernes ante el estadio nacional de fútbol en París.